Triumph t595 Daytona, calidad europea

Hola amigos de Tierramotor. Con este artículo vamos a abrir una saga de artículos en el que les vamos a hablar de motocicletas de finales del siglo pasado, que pasaran a marcar una época. Ya quizás el último artículo que escribí sobre motocicletas, podría incluirse en esta lista tan especial que vamos a crear, hablándoles un poco de estas excepcionales maquinas, que aun a pesar de no contar con tanta electrónica y demás gadgets inteligentes aplicables a la conducción, son igual de validas para pasar un buen rato de ruta o disfrutando de nuestra carretera favorita a ritmos alegres.

Triumph t595 Daytona frontal
Triumph t595 Daytona frontal

Hoy les traemos a esta lista a una inglesa con ojos rasgados, que vino para batallar con las perfectas japonesas de su tiempo, pero por desgracia para ella su aceptación en nuestro mercado no fue muy amplia. Además su presentación en 1997 fue el inicio de un cambio generacional en las deportivas venidas de oriente. Así pues con la llegada en 1998 de la primera Yamaha R1 que rompió totalmente los moldes en la categoría de las deportivas de litro, la Daytona paso a un segundo plano y a competir con motos mas turísticas tipo la vfr 800 de Honda, también recién llegada o la BMW k 1200 rs.

 Triumph t595 Daytona, una inglesa con argumentos de calidad

Esta inglesa de estampa musculosa y líneas redondeadas, no pasa desapercibida por donde quiera que vaya. Con sus preciosas llantas de tres palos, sus carenados con tornillería de cierre rápido,  su mono brazo trasero, o su espectacular chasis tubular, le confieren una imagen de calidad y a la vez de exclusividad por su definida y atípica línea.

En cuanto a motor, esta deportiva europea monta el famoso tri-cilíndrico de 12 válvulas y  955 c/c que rinde la nada despreciable cifra de 130 cv al embrague. Con esta potencia la Triumph Daytona es capaz de conseguir unas prestaciones de 253 km/h de velocidad punta y una aceleración de 3,3 segundos en el 0 a 100 km/h.

Triumph t595 Daytona lateral

Una vez arrancada escuchamos el ronroneo grave que emana de su motor, una mezcla de los dos mundos que hay entre un “bi” y un cuatro en línea. Con una gama de revoluciones amplia y una línea de corte de encendido a 10500 rpm, siempre tenemos potencia disponible a la rueda y solamente por debajo de 3500 rpm notaremos un pequeño vacío a la hora de abrir gas, algo que se soluciona cambiando el escape de serie y regulando los parámetros electrónicos acordes al nuevo. De esta forma, ese bache es menos pronunciado y mejora aun más si cabe la buena respuesta de este tri-cilíndrico.

El motor de esta inglesa es muy dosificable

Una vez encima de ella, sorprende la calidad de sus acabados con sus  carenados con tornilleria de cierre rapido o una araña fundida en magnesio, detalles poco comunes en una moto de serie, pero que en la Daytona eran de serie.

Triumph t595 Daytona cuadro de marcadores
Triumph t595 Daytona cuadro de marcadores

Su cuadro de instrumento todo analógico y con fondo en blanco roto, está presidido por el contrarrevoluciones. A la izquierda de este, el marcador tarado a 280 km/h y a la derecha el nivel de temperatura y una fila de chivatos que marcan determinadas funciones (reserva de gasolina, luces, intermitentes, etc.…).

Una vez puestos en marcha, notamos como la posición no es muy incomoda a pesar de llevar los semi manillares por debajo de la tija. El borboteo de su motor a bajas revoluciones, nos hace tener que llevar un buen juego entre acelerador y embrague, para evitar tironeos. Una vez en carretera abierta, notamos como su motor está muy lleno en toda la gama de revoluciones y como no es necesario pasar de 7000 rpm entre cambio y cambio para mantenerlo siempre alegre.

El equipo de frenado de esta Triumph está gobernado por una pareja de discos de 320 mm y pinzas de cuatro pistones. Si nos metemos mucho con ellos, notaremos que no  tardan en acusar la fatiga, así que en este aspecto esta algo escasa, teniendo en cuenta que es una moto que tiene un peso de 210 kg en vacío. Una de las soluciones para ello, es cambiar la bomba por una de mayor caudal.

Tanto frenos como horquilla son mejorables

En cuanto a suspensiones cuenta con una horquilla convencional de 45 mm delante y un mono amortiguador con sistema de progresividad variable atrás. Al igual que el equipo de frenado, esta horquilla no está a la altura de una moto de estas características y se debería haber montado una invertida, pero supongo que por ahorro de costes, se recurrió al sistema convencional  ya desfasado que monta la  t595 Daytona.

Triumph t595 Daytona en circuito
Triumph t595 Daytona en circuito

Con esto dicho podemos hablar de una moto diferente, con una estética muy peculiar y con argumentos suficientes para ser una moto que marcara una época. A día de hoy es bastante complicado hacerse con una unidad en nuestro mercado, se ven con cuentagotas. Si recurrimos a traerla de fuera el precio medio esta sobre los 3000 euros y a esto habría que sumarle gastos de transporte, matriculación etc.… ¿es rentable?: no….

El tema es que esta moto se compra sin pensar en lo económico, se hace más bien con el corazón y sabiendo que iras subido en algo totalmente diferente a lo que se ve a diario, pero sobretodo te dejara muy buen sabor de boca por su manera de funcionar y excelente terminación, muy alejada de convencionalismos orientales, una moto a la europea como lo son sus hermanas de continente Ducati, Bimota, etc.…hechas con dedicación y sin pensar en su rentabilidad, para un tipo de cliente especifico que sabe lo que quiere. La cuestión es…¿eres tu ese cliente?…