Yamaha rd 500 los sueños se cumplen

Cierra los ojos e imagínate encima de la moto que siempre soñaste…yo los he abierto y estaría sin duda encima de una Yamaha rd 500.¿Por que?…pues por muchas cosas en general, algunas en particular, pero sobre todo por esa filosofía que son los 2t y que a algunos a 2015 “año tierra”, nos sigue pareciendo simplemente embaucadora.

Yamaha RD 500 lateral

Pero la verdad es que en los tiempos que corren solo algunos soñadores siguen plasmando esos sueños en forma de moto y pequeños constructores como son Ronax o Sutter, se atreven a volver a poner en circulación este concepto de moto, eso si ,a precios totalmente fuera del alcance de la mayoría de los mortales. Así que si queremos tener una maravilla mecánica de 2t y con potencia suficiente, podremos recurrir nuestras ansias a modelos como el que hoy os traemos; La Yamaha rd 500.

La Yamaha RD 500 es mucho mas que una simple deportiva

Fue en 1984 cuando Yamaha después de los éxitos de Kenny Roberts en el mundial de motociclismo, decidió crear la que hoy para muchos es ya una joya  y parte de la historia viva del motociclismo.

Esta deportiva de solo 499 cc, cuatro cilindros en v a 50 grados y cuatro carburadores de 26 mm firmados por la marca Mikuni era capaz de rendir casi 90 cv a 9500 rpm y alcanzar una velocidad punta de 223 km/h, unas prestaciones dignas de deportivas de mucha mas potencia y cilindrada de su tiempo. Si esto lo unimos a un peso realmente bajo (para la época) de unos 200 kilos en seco, es garantía de diversión asegurada.

Yamaha RD 500 en circuito
Yamaha RD 500 en circuito

Una vez encima de la moto te das cuenta que tanto por medidas como por estética propiamente dicha, estas a los mandos de una “reply-racer”, derivada de las motos gp de la época. Con un tablero de instrumentos delante de nuestros ojos que proporciona una muy buena información totalmente analógico, te puedes llegar a creer ser Kenny Roberts por un momento.

La RD 500 recurre a elementos 100 x 100 racing

La moto carece de arranque eléctrico y se recurrió al arranque a patada típico de la época en las motos 2t. Una vez arrancada, con ese sonido tan característico a motor 2t, pero a la vez suave gracias a su configuración de sus cuatro cilindros en v. Pero seguramente lo que mas seduce de esta gran moto es ese olor a aceite quemado que te transporta a épocas pasadas en los que estas maquinas de dos tiempos eran el top en cuanto al mundo de la competición de la moto se refiere.

Yamaha RD 500 frontal
Yamaha RD 500 frontal

Su estética tan Yamaha con esas formas cuadradas que dieron paso a casi todos los modelos de la época de la marca nipona (rd 350, fz, tzr…etc), pero con detalles particulares en este modelo como las cuatro salidas de escape, dos de ellas por debajo de su ancho colín trasero, no hace mas que imprimirle aun mas esa estética racing que tanto busco y consiguió Yamaha con esta maquina tan particular. El basculante de acero, llanta trasera de 18 pulgadas y delantera de 16 (algo poco usual ya en la época), admisión por laminas, caja de cambios de relación cerrada de seis velocidades, etc…son detalles también de esta moto tan especial. La frenada esta encomendada a dos discos delanteros de 270 mm y uno trasero de 230 mm mas que suficientes para parar a esta “bala” nipona.

Yamaha RD 500 cuadro de instrumentos
Yamaha RD 500 cuadro de instrumentos

Lastima que solo tuviera dos años de producción, en parte porque llego ya en el zenit de las motos de 2t de calle en cilindradas medias y aunque Yamaha lo sabia, intento con esta rd 500 darle un poco de oxigeno a este concepto de motor, aunque ya con poco éxito puesto que las nuevas deportiva de cuatro tiempos, mas potentes y fiables, habían copado el mercado del momento.

Si te haces con una no te arrepentiras

Hoy día encontrar un rd 500 es ardua tarea y prácticamente todas y cada una de las que que quedan en pie de guerra son propiedad de coleccionistas, o puristas del modelo y sobre todo del concepto 2t que las conservan como oro en paño, pero si tienes posibilidad de hacerte con una, desde Tierramotor te animamos fervientemente a ello, porque los sueños están para cumplirlos y si alguna vez fuiste fan de Roberts y disfrutaste viéndolo a los mandos de su Yamaha 500 gp, ahora puedes rememorar aquellos momentos de gloria encima de una de estas Yamaha rd 500 y sentir toda la pasión y emoción que transmitían aquellas moto de antaño.