Vespa revive el espíritu de la Primavera

Siguiendo con la moda retro y la tendencia generalizada entre los fabricantes a recuperar estilos y denominaciones que han marcado épocas, Vespa ha lanzado un nuevo modelo rescatando el nombre de la mítica Primavera.

 

Al usuario nacional le resultará más familiar el nombre que la estética por dos motivos: en primer lugar, porque la carrocería de la Vespa que en España se denominó Primavera no era la de su homónima italiana, sino la que montaba allí la conocida como 50 Special, de faro rectangular; y en segundo lugar, porque la línea moderna del nuevo modelo, basada en el diseño de la 946,  tiene pocas reminiscencias de aquella de los años setenta y carece de una personalidad tan marcada. De hecho, a quien tuvo una Primavera española de las de antaño le vendrán más recuerdos contemplando una Vespa S que esta nueva del mismo nombre.

 

Vespa Primavera anuncio

 

La nueva Primavera se ofrece en tres motorizaciones: una de dos tiempos y 50 c.c., otra de cuatro tiempos también de 50 c.c., y una tercera de cuatro tiempos y 125 c.c. con tres válvulas, que al contar con dos válvulas de admisión mejora el llenado del cilindro y, con ello, el rendimiento. Todas montan llanta de 11” tanto delante como detrás, freno de disco delantero de 200 mm de diámetro y freno trasero de tambor, de 140 mm de diámetro para las motorizaciones de 4 tiempos y de 110 mm para la de 2 tiempos.

 

vespa_primavera_125_2014_03

 

La fiabilidad y la seguridad, al igual que la accesibilidad mecánica están, por tanto, a años luz de la Primavera clásica, en la que era habitual trabajar con la moto tumbada en el suelo sobre su lateral para intervenciones relativamente sencillas. Pero a diferencia de la original, que acabó siendo considerada una de las Vespas más aptas para uso deportivo (dentro de lo que cabe), en el modelo actual ha primado la comodidad del pasajero sobre la austeridad, con un amplio espacio entre el manillar y el asiento, quedando espacio debajo de este último para guardar un caso integral.

 

No cabe duda de que el público dará a este nuevo miembro de la familia Vespa la acogida que merece por su combinación de tradición y modernidad.