royal-enfield-continental-gt

Royal Enfield Continental GT poderosa e inmortal  

Royal Enfield Continental GT es una máquina soñada, algunos afirman verla volar, en cualquiera de sus campos ella se crece sobre sus dos ruedas. Liviana, rápida, recia, esta moto tiene estilo propio, tan auténtica que se mantiene viva en la historia.

Tiene sus inicios en la mejor etapa del momento del motociclismo mundial, marcando expresión de una era, convirtiéndose en  el fenómeno cultural negado a desaparecer.

Por ello,  en el 2013 fue lanzado un nuevo modelo de la Continental GT,  para posicionar una marca en el mercado maduro de motocicletas. En esta nueva imagen, la Continental GT 650 de la Café Racer, busca atraer a los mejores pilotos del mundo de una manera auténtica y accesible.

La marca, busca consolidarse como líder y expandirse. La Royal Enfield Interceptor INT 650 y la Continental GT 650 tienen la misión de crecer este producto, incrementando la cantidad de seguidores de moteros por todo el planeta tierra.

Para este modelo, la mayor base de clientes son de la India, las nuevas bicilíndricas de 650 están dando pasos importantes enamorando a cientos de clientes, alcanzado Asia y Latinoamérica, donde se está incrementando el segmento en motos de alta cilindrada.

royal-enfield-continental-gt

Royal Enfield Continental GT estilo retro moderno

La Royal Enfield Continental GT es una café racer, perteneciente al estilo marcado en el Reino Unido en el siglo pasado, en la década de 1950, marcando una diferencia absoluta de los modelos de la marca india.

Entre sus mayores atractivos, es que cuenta con un motor diferente, de cilindrada y fuerza.  Tiene un sistema de inyección electrónica, con determinados elementos como: los frenos de disco delantero y trasero Brembo con sistema ABS, suspensión trasera Paioli con botellas de gas separadas.

Hace sesenta años, Royal Enfield circulaban con libertad por las carreteras de España. Pero su motor en Inglaterra, eran legión. Para 1898 era fabricada en Redditch y cuando cesó la producción en 1967, la misma se mantuvo en la factoría hindú de Madrás.

La Continental GT es una apegada heredera de la Royal Enfield Bullet de 500 cc de 1953, desde entonces se han producido modelos de esta tradicional marca sin interrupción, lo que la coloca en el top de las inmortales retro.

En la actualidad la nueva Continental GT marca una nueva etapa de la  legendaria marca. Se invirtieron más de 17 millones de euros en la construcción de una fábrica con estándares de máxima calidad, que incluye robots para soldaduras y pintura.

Pequeños grandes detalles

La Royal Enfield Continental GT, cambió sus líneas con un toque sport, aunque el motor y el chasis sí son los mismos. Lo que engrandece su renovación son  los detalles de la posición de conducción, con más peso en el tren delantero, contrario de las deportivas motos modernas. .

Cuenta con un asiento confortable. Diseñado para el conductor  que rueda  por  más de media hora, brindando el confort, estos pequeños detalles son agradecidos por una  multitud de ellos en la nueva Enfield, que incluye  megáfono cromado, retrovisores en los puños, dos relojes analógicos con coronas cromadas tapón de la gasolina,  velocímetro a la izquierda y tacómetro a la derecha.

Historia, tradición, nuevos modelos

Interceptor INT 650 y Continental GT 650, marcan los nuevos modelos, la primera basada en los que fueron populares en la década de los sesenta en California en medio del movimiento hippie y surfista de los años 60, mientras la Continental  GT, es inspirada por  las Café Racer que poblaban las carreteras inglesas

Los aficionados a estos magníficos modelos negados a morir, se enfatizan en los atractivos como la inyección electrónica que brinda ser conducida relajadamente y usada diariamente como moto de “diseño” urbana.

A la Interceptor se le  ha instalado un nuevo y único cambio de 6 velocidades  con un embrague ‘slip/assist’ que da cambios de marchas más suaves que el de los actuales motores.

En definitiva, la fascinación de este modelo se base en su combinación de agilidad, potencia, uso, excelente ergonomía y estilo auténtico difícil de imitar. Lo que obliga a mantener siempre una actitud divertida y feliz al momento de  conducirla.