Aprilia RS 250, del circuito a tu garaje

Aprilia Rs 250 expuesta en museo
Aprilia Rs 250 expuesta en museo

Hoy amigos de Tierramotor , vamos a hablarle de una moto simplemente genial, tanto por su arquitectura mecánica, ya desaparecida, como por su esencia en si misma. Esta Aprilia rs 250, representa lo más cercano que uno puede estar de una moto venida directamente de los circuitos, todo en ella es especial y de calidad, desde sus frenos, suspensiones, hasta su precioso chasis doble viga de aluminio.

La estética de esta Aprilia es simplemente el de una moto  de gran premio. Sus afiladas líneas y su estrecha y esbelta silueta te hacen darte cuenta para lo que a sido creada, pero todo queda aun mas latente cuando ponemos en marcha su especial motor bicilindrico dos tiempos de 250 c/c. Ese es el momento en el que se entremezclan sentimientos y sensaciones de tiempos pasados con ese olor característico a aceite quemado único e inconfundible de un motor de dos tiempos y que te hace recordar al mismísimo Max Biaggi pilotando su RS y consiguiendo tres títulos mundiales con esta máquina tan especial.

Aprilia Rs 250 decoración Chesterfield
Aprilia Rs 250 decoración Chesterfield

La Aprilia Rs es sin duda un moto con gen de carreras

Una vez encima de ella confirmas lo que ya sospechabas; esta moto es diferente a todo lo que he llevado. Un par de golpes de gas y una a mirada a su fantástico tablero de instrumentos con pantalla digital en el centro para comprobar que a entrado en temperatura, es el indicador de que ya puede empezar la fiesta y puedes comenzar a rodar con ella.

Al salir te das cuenta que estas encima de un motor de solo 250 cc y que por lo tanto en concepto “fuerza par” es casi inexistente. Para que esta belleza te empiece a demostrar el poderío de su motor de 70 cv de potencia debes llevarla por encima de 8000 rpm y no pasarla de 11500 puesto que a partir de ahí cae la potencia de una manera brusca. Así que si eres capaz de mantener el contrarrevoluciones en esa gana de giro tienes asegurada la diversión con esta Aprilia Rs.

Aprilia Rs 250 Loris Reggiani
Aprilia Rs 250 Loris Reggiani

Con ella en marcha te das cuenta de que todos sus componentes están totalmente por encima de la potencia del motor, es decir, podría llevar perfectamente 100 cv de potencia, que tanto chasis, como frenos, suspensiones etc.… aguantarían sin el mas mínimo atisbo de fatiga y haciendo su trabajo al 110% sin necesidad de nada más. Si a esto le sumamos un peso declarado de 141 kg, estamos hablando de un aparato muy efectivo en manos de quien sepa exprimir su potencial.de hecho se le puede considerar una mata-gigantes en zonas reviradas en las que la velocidad punta no sea un factor determinante.

La Aprilia Rs no defraudara a quien busque una deportiva extrema

Las prestaciones de este pequeño juguete no son fulgurantes pero si suficientes para sacarte una sonrisa cada vez que la exprimas con mimo. Con una velocidad punta de 200 km/h y una aceleración de 0 a 100 en 4,8 segundos, la Aprilia Rs puede conseguir mantener a raya a motos de cilindradas superiores. Respecto a los consumos no es precisamente parca en este aspecto. A un ritmo medio rodaría sobre los 8l a los 100 km y si nos ponemos en modo gp, sobrepasaremos los 10l con facilidad, por lo tanto la autonomía de su depósito de 16,5l se nos puede hacer muy corta.

Aprilia Rs 250 cuadro de marcadores
Aprilia Rs 250 cuadro de marcadores

A día de hoy encontrar una unidad de Aprilia Rs en condiciones es ardua tarea. Lo primero porque muchas de ellas han sido carne de circuito, por lo tanto han sido maltratadas hasta la saciedad. Las que no han terminado en los circuitos y han sido solo de uso particular, habrá de todo pero a la hora de comprar una de estas debemos comprobar su estado mecánico y que su propietario nos demuestre que esta al día de revisiones y preferiblemente se le haya hecho la sustitución de pistones y segmentos. Recordemos que es una moto de dos tiempos y que esta operación mecánica es necesaria cada ciertos kilómetros, según especifique el fabricante.

Los precios medios de mercado, van desde los tres mil euros de unidades muy castigadas hasta los casi seis mil euros de piezas casi de colección. Hay que tener en cuenta que es una moto prácticamente ya considerada por los puristas clásica y que una unidad en este estado hay que pagarla. Yo lo haría sin duda, si eres un amante de la moto y tu economía te lo permite. Te garantizo que hay pocas motos capaces de hacerte más feliz cada vez que bajas al garaje y la veas aparcada, sabiendo que posees un trocito de la historia de la moto. Una joya irrepetible y que por desgracia posiblemente nunca más su vuelvan a fabricar.