Parta Trasera PORSCHE 928 Color verde Pistacho

PORSCHE 928: Adelantado a su tiempo

El Porsche 928 fue un deportivo presentado en el año 1977 en el salón de Ginebra con una concepción de deportivo coupe de cuatro plazas y motor delantero V8 delantero, refrigerado por agua, algo inédito en la marca hasta el momento, puesto que su buque insignia el Porsche 911 tenia una disposición totalmente opuesta, con motor trasero de seis cilindros bóxer y refrigeración por aire.

PORSCHE 928 PRIMERA SERIE

Parta Trasera PORSCHE 928 Color verde Pistacho
Parta Trasera PORSCHE 928 Color verde Pistacho

Esto francamente no gusto mucho a los puristas de la marca y realmente no veían al Porsche 928 como un sucesor legitimo del que siempre había sido para ellos el estandarte de la marca, el 911.

Así con este nuevo rol  en el mercado, el Porsche 928 paso a ser un coupe de grandes prestaciones, con un confort y calidad de rodadura envidiable, además de ir con una completa dotación de extras como aire acondicionado, dirección asistida, techo solar eléctrico asientos calefactbles , etc…y un largo repertorio de componentes para mejorar la vida a bordo y que gracias al potencial del motor, su alto par y su suavidad, hacia las delicias de sus propietarios. Como competencia cercana tenía a los Jaguar XJR y en unos años aparecieron el BMW Serie ocho y Maserati hizo lo propio con su modelo quattroporte, aunque este último fuera berlina y no coupe.

Motor V8 Delantero

Vano motor Porsche 928 de color negro
Vano motor Porsche 928 de color negro

La elección de su motor fue inicialmente de un V8 4.5l y 240 cv, con una inyección mecánica en Europa y electrónica por temas de contaminación en América. El modelo fue revolucionario y adelantado en su tiempo por su silueta con piezas de su carrocería en aluminio, para aligerar peso y evolución mecánica con motor delante y caja de cambio en la parte trasera. Además fue premiado como “coche del año en Europa en 1978 galardón únicamente concedido a un deportivo hasta el día de hoy.

Con la idea ya hecha de que convivirían los dos deportivos de la marca, el Porsche 928 fue actualizándose con pequeños retoques estéticos y mejoras tanto aerodinámicas como mecánicas.

De este deportivo se produjeron desde 1977 a 1995 un total de 60.870 ejemplares con versiones que iban desde los 240 cv iniciales del motor 4.5 l hasta los 350 cv de su última versión GTS con un bloque de 5.4 l y que hoy en día es la versión más codiciada y buscada por los coleccionistas y amantes de este modelo.

Un interior lujoso y al detalle

Imagen del interior de piel en color Beig de un Porsche 928
Imagen del interior de piel en color Beig de un Porsche 928

Entre medio de la versión inicial y la última y más lograda hubo varios restyling del 928, entre ellos el 928S, S4, GT y alguna edición especial como la CS, en los que básicamente se potenciaba el modelo a base de subir su cilindrada y sustituir su culata inicial de 24 válvulas por una nueva de 32.

Hoy en día no es complicado encontrar una unidad en un estado decente a un precio asequible en nuestro mercado nacional. El problema es que la mayoría de estas joyas han pasado por variopintas manos y en algunas ocasiones no han sido mantenidos y cuidados como necesitan, así que lo que puede ser un sueño cumplido, se puede tornar en una desagradable experiencia en la que nunca hubiéramos deseado entrar.

El Porsche 928 es un coche clásico cargado de electrónica por lo que puede darnos muchos quebraderos de cabeza en este sentido. En el plano mecánico es recomendable revisar que el cambio de distribución este realizado, así como correas auxiliares y bomba de agua. Si además nuestra unidad lleva cambio automático deberemos hacer un cambio de aceite de la caja y diferencial, además de substituir el filtro de la misma.

PORSCHE 928 GTS: Ultima generación

Porsche 928 ultima fase 2
Porsche 928 ultima fase 2

Ya con el mantenimiento realizado y cerciorarnos de que todo está en orden, estamos en disposición de disfrutar de uno de los mejores GT de la historia y bajarnos con una sonrisa enorme de el cada vez que hagamos trabajar su interminable motor V8, con ese sonido celestial que emana de sus entrañas.