Turbo vs atmosférico. La batalla final

Este es un tema que se ha discutido mucho, que ha enfrentado a defensores de uno y de otro en foros y fuera de ellos, y sobre el que hay que arrojar luz.

En motores diésel la ventaja del turbo es innegable, por eso me voy a centrar en los de gasolina. Para obtener potencia de un motor de gasolina hay que conseguir introducir todo el aire posible. Para conseguir esto hay tres maneras: El aumento de cilindrada (más espacio para el aire), un alto régimen de giro (Cantidad de aire normal pero muchas veces en una unidad de tiempo) y la sobrealimentación (al aumentar la presión del aire, cabe más dentro de los cilindros). Esto es porque la mezcla de aire-gasolina es proporcional, de manera que cuanto más aire entre más gasolina y más potencia. Los dos primeros métodos son característicos de los motores atmosféricos (el aire entra a presión atmosférica y por efecto de aspiración del motor) y el último puede ser de turbo, compresor o ambos a la vez (el aire entra de manera forzada).

Motor Turbo

Diferencias entre motor turbo o atmosférico

Los temas que siempre acaban enfrentando a los defensores a ultranza de cada uno son la fiabilidad, las sensaciones, las prestaciones y los consumos:

  • Fiabilidad: Los atmosféricos no tienen turbo, por lo cual tienen una pieza menos susceptible de romperse, pero esto no quita que cualquier otro elemento pueda estropearse. Hay turbos fiables y atmosféricos horrendos, y cualquiera de ellos te puede salir “malo”. Por otra parte los turbo vienen reforzados para aguantar la presión creada en el interior del motor a causa de éste. Al final la diferencia radica en el cuidado que se le proporcione al motor.

Motor atmosférico

  • Sensaciones: Los atmosféricos tienen una respuesta más directa al acelerador, mientras que los turbo tienen un “lag” desde que solicitas aceleración hasta que ejercen presión y producen potencia. Un turbo es más brusco y menos controlable, al contrario que los atmosféricos. La elección es subjetiva, ya que hay quien prefiere la suavidad y la aceleración directa de los atmosféricos y quien prefiere el empuje bruto  y repentino de los turbo.

Motor atmosférico Mazda

  • Prestaciones: La diferencia entre un motor turbo y otro atmosférico de igual potencia radica en la forma de entregar ésta. Un turbo empieza con pocos bajos, muy buen empuje en la mitad del cuentavueltas y una pérdida de potencia conforme llegan al corte. Un atmosférico entrega más potencia a bajas y altas revoluciones, pero es superado en medios por el turbo. Esto es en general, ya que hay turbos con mucha potencia en altas, y atmosféricos que se mueren al pasar las 5000. Por esto, a igualdad de potencia la aceleración máxima es prácticamente igual, pero para ello hay que usar el cambio de marchas y mantener el atmosférico cerca de la zona roja (no, no se rompe por visitarla de vez en cuando; eso sí, con el motor a temperatura de servicio). Las tan de moda recuperaciones son para el turbo, ya que en el régimen típico en el que se realizan el turbo está trabajando óptimamente. La diferencia es que el turbo tiene una curva de potencia más plana, y el atmosférico la tiene en aumento desde el ralentí hasta el régimen de potencia máxima, sin baches.

Motor con Turbocompresor

  • Consumos: Actualmente se usan los turbos con el pensamiento de que reducen consumos. Esto es relativo; un turbo consume menos que un atmosférico a igualdad de potencia en determinadas situaciones. El turbo es más sensible al tipo de conducción, por lo que si vas todo el día “pie a tabla” el turbo consumirá bastante más. El atmosférico es poco sensible a los acelerones así como a la agresividad y velocidad de conducción, por lo que exprimiendo toda su potencia gastará menos que el turbo, el cual consumirá menos en conducción tranquila
  • Miren

    Muy bien explicado.
    ¿Qué diferencia hay entre los turbo y los compresores?
    Gracias

    • Javier Jiménez Gonzalo

      Los turbo se mueven por los gases de escape que mueven una turbina, de ahí el lag y que a bajas vueltas no haya casi fuerza ya que no hay suficiente caudal de gases. Su movimiento no es solidario al giro del motor.

      El compresor es lo mismo pero arrastrado por el cigüeñal mediante una correa, por lo que su velocidad de giro es proporcional a la del motor.

  • José Manuel

    Muy bueno.
    He leído en ocasiones que hay motores con turbos de geometría variable. ¿Qué son y qué ventajas aportan?

  • José Miguel

    El turbo de geometría variable es un sistema de placas que se mueven en la caracola del turbo para que entre más o menos aire y sea el turbo más eficiente.

    • Javier Jiménez Gonzalo

      Es algo más complejo pero básicamente sí, es eso. Gracias por la respuesta

  • Maria Gonzalo Lazaro

    Muy interesante este articulo!
    Una pregunta: ¿los atmosféricos funcionan entonces “peor” a mayor altitud y, por tanto, a menor presión atmosférica?

    • Javier Jiménez Gonzalo

      A ambos les afecta la altura, pero el turbo se “autoajusta” para cumplir con la presión deseada. Los atmosféricos pierden alrededor de un 6% de potencia cada 1000m ya que entra menos O2 a igualdad de volumen de aire (menor densidad de aire).

      • Martinoli Medellín

        corrigeme si me equivoco pero al turbo tamb le puede afectar la altura no? ya q su entrada de aire siempre sera la misma? no succiona mas aire del que tiene permitido o del que puede no? ya ese seria mas bien uno variable? etc?

  • Pablo

    Gracias Javier, he aprendido. Creo que por mi forma de conducir preferiría la variante atmosférica antes que la turbo, jeje

    • Javier Jiménez Gonzalo

      De nada. ¿Por qué la prefieres, por menos brusquedad o por potencia en bajas?(1000-1500rpm mas o menos)

  • Raúl G. Gálvez

    MI EXPERIENCIA CON EL MOTOR TURBO: Actualmente tengo dos Volkswagen Polo. Uno que acabo de adquirir recién y cuenta con un motor 1.2 turbo (TSI) y otro con el que tengo ya un par de años y monta un motor 1.6 atmosférico. Ambos entregan (según las fichas técnicas de Volkswagen) 105 Hp de potencia; pero la enorme diferencia radica en que el atmosférico entrega 153 Nm de torque máximo a las 3800 rpm y el 1.2 turbo entrega 175 Nm desde las 1500 hasta las 4500 rpm. Basado en la experiencia de manejo que he obtenido hasta ahora con ambos autos, puedo decir que prefiero mil veces mi 1.2 turbo sobre mi 1.6 atmosférico. Ahora explico por qué:
    Suenan muy pocos los 22 Nm de torque extra que entrega el 1.2 turbo, pero déjenme decir que hacen una diferencia abismal; más aún tomando en cuenta que el atmosférico entrega sus 153 Nm de torque máximo exclusivamente a las 3800 rpm y el turbo entrega sus 175 de forma constante entre las 1500 y las 4500 rpm. En lo personal, el retardo del turbo no es un problema para mi, pues se recompensa enormemente bien una vez que éste entra de lleno en trabajo. Y por supuesto, el consumo depende de cuánto vaya exigiéndole al auto, pero les exija a cada uno como les exija, SIEMPRE es menor el consumo en mi 1.2 turbo. El atmosférico tiene una transmisión manual de 5 velocidades + reversa y el turbo una manual de 6 + reversa. En el auto atmosférico, cuando voy en autopista a 140 km/h en 5ta marcha con el pedal a fondo y comienza una pendiente pronunciada, inmediatamente se nota como el auto pierde velocidad y me toca bajar a la 4ta marcha sólo para que me mantenga 110 km/hr o 1200 si bien me va; esto yendo yo solo en el auto y sin nada extra de peso. En cambio, en el auto turbo, en la misma pendiente pronunciada, y con tres personas adultas más en el auto, puedo ir en 6ta marcha con el pedal a fondo y muy a penas se nota que el auto pierde un poco de velocidad; en algunos casos me toca bajar a 5ta marcha, pero a diferencia del atmosférico, me mantiene los 140km/h. Incluso si lo llego a bajar a 4ta marcha, me acelera hasta 150km/h estando aún en dicha pendiente. Y reitero, SIEMPRE más económico que el atmosférico. y con prestaciones notablemente mucho mayores.