importar-coches

Importar coches, un gusto de mucho trámite

Con el proceso comunicacional global que vive el planeta, comprar cualquier cosa de un lugar a otro lugar del mundo, en esencia se ve muy simple.  Elementos pequeños pueden tenerlos en tus manos en cuestión de horas, pero si quieres importar coches, ahí la situación cambia un poco.

La comercializan de coches, un bien tan apreciado por muchos, varia para cada país entre los modelos, gustos, marcas y precios, todo apunta a las mejores ofertas económicas, fuera de España,  los coches americanos, son de menor costo, en apariencia, pero colocarlo en la puerta de tu casa, tiene otro precio.

Es conocido por la comunidad internacional, que en Estados Unidos los coches son más económicos  que en España, igual en algunos casos en Japón, Alemania, y hasta en la misma Italia, los coches usados son apetecibles hasta el momento de la compra,  luego que te seduce y lo adquieres, se inicia un camino a veces no tan cómodo.

Los futuros compradores para  importar coches deben enfrentar las prohibiciones en la importación, homologaciones, un firme control que tiene que cumplir con varios papeles, que llegan a convertirse en verdaderos dolores de cabeza.

Para el usuario cancelar el traslado de un coche del extranjero a España,  va más allá del envío en barco y recibirlo en el puerto, tiene otros pasos que a continuación explicaremos.

importar-coches

Importar coches o comprar en España

Alemania e Italia son dos de los países preferidos por los españoles para comprar coches de segunda mano. Como se encuentra dentro de la Unión Europea, el coste de matricular de un coche alemán o un coche italiano en España es bastante parecido.

El caso es cuando de otros países va tomarse en cuenta marca, precio, todo puede ir rondando los 1.500 euros, sin tomar en cuenta los gastos de desplazamiento.

Ahora, es importante considerar que si el coche es del mismo propietario y se  trata de un cambio de residencia, no hay impuestos extras que pagar solo el Impuesto de circulación como se cancela en cualquiera de los casos.

Paso a paso

Si el usuario es atraído por algún modelo de Estados Unidos, es recomendable no comprarlo por teléfono,  correo electrónico o ninguna otra comunicación virtual, lo ideal es viajar hasta la ciudad  y concretar directamente la adquisición  obteniendo cada detalle del producto, si es posible conducirlo, teniendo la certeza de las buenas condiciones del coche.

Enviar el coche

Ya teniendo la propiedad del coche y confirmado la posibilidad la adaptación a las normas europeas, se debe contratar una empresa reconocida para los trámites del transporte. Es fácil encontrarlas, en el mercado hay varias responsables.

Ahora, es el momento en que se debe estudiar las mejores opciones para el costo de transporte por barco, en esta rama, los precios varían mucho entre las empresas, así como la marca del coche.

Se recomienda que antes de que el auto suba al barco es fundamental tomarle fotografías por todos sus lados en detalle, por si al desembarcar le ocurre algún daño. También se sugiere retirarle las matrículas, para evitar ser sustraídas en puertos y evitar sanciones legales.

Recibir el coche

Antes de bajar el coche del barco es imperante que se dirija al al departamento de gestión de coches del estado y notificar la exportación de la unidad, para iniciar el proceso.

Pero todo no termina aquí. Luego, hay que esperar hasta más de una semana, se presume que hasta que llegue a la aduana española, puede tardar entre 30 y 40 días, se debe tener a la mano para recibir el coche, la factura original y el documento de propiedad.

Casi los mismos pasos dados para su traslado, se cumplen a la llegada del coche al país, solo que se suma el pago de impuesto de matriculación, como los aranceles de aduana e IVA al 21%.

Una vez el coche se encuentre en manos del propietario,  se debe tener contactada una empresa dedicada a homologar modelos norteamericanos o del país de origen,  para las especificaciones europeas, todas en los más mínimos detalles.

Un detalle importante a tener en cuenta al momento de escoger el coche e importarlo, es la disponibilidad de los repuestos, el precio del seguro y la garantía.

Si el conductor cumplió con todos los requisitos exigidos, los controles y pagos de impuestos, así como los costos de homologación y transporte, seguro podrá entonces usar  y disfrutar legalmente de su coche en total comodidad.

Pero también debe saber que no podrá revenderlo, es un paso muy complicado, así como el suministro de repuestos ya que en algunos modelos las matrículas europeas no encajan en el porta placas.

Por lo que en resumen, el sueño de importar coches, puede tener un final feliz luego de sobrellevar una gran cantidad de trámites y pagos, a veces superior al precio del coche, pero que deberá cuidar con mucho esmero una logrado el objetivo.