kawasaki zx10r rodando al limite

Deportiva sin compromisos, Kawasaki zx10r 04/06

Hoy amigos de Tierramotor  os vamos a hablar de una maquina sin concesiones, creada por y para el disfrute de los amantes de las buenas deportivas venidas de oriente. Esta Kawasaki  zx-10 , vino a substituir a una ya veterana  Kawasaki zx-9 y no es que esta no tuviese unas prestaciones dignas de una deportiva, o pudiera ser efectiva en cualquier tipo de circunstancias, pero los “quemados” del sector buscaban constantemente máquinas más radicales, motores más potentes, suspensiones y trenes de frenado mucho mas afinados y seguros…etc. Pero sobretodo, se buscaba en la categoría una bajada de peso substancial a cada versión nueva.

Con estos planteamientos sobre la mesa, la casa de Kobe se puso a trabajar en una moto radical, sin compromisos con nada, salvo el de la efectividad y las prestaciones puras. Así, con un motor de carrera muy corta (76.0 x 55.0 mm), un peso en vacío declarado de 170 kg y una potencia de 184 cv declarados a 11700 rpm con la ayuda de su sistema “RAM AIR”, la más guerrera de la categoría se convertía en un “artefacto” no apto para principiantes.

kawasaki zx10r Gama de colores
kawasaki zx10r Gama de colores

Una deportiva radical, sin compromisos, no apta para novatos

Además Kawasaki, dotó a esta potente máquina de embrague anti-rebote, suspensiones regulables, amortiguador trasero con varios tarados dependiendo de su uso, un cuadro de instrumentos totalmente digital con el cuenta revoluciones presidiéndolo e incluso cronometro total y parcial por vuelta.

Para ponerle la guinda al conjunto, se usaron materiales como el magnesio en sus tapas de motor  y bielas y el magnesio para forjar sus válvulas. En el tren delantero tampoco se escatimo. Las horquillas invertidas de 43 mm hacían su trabajo a la perfección, junto con el sistema de frenado compuesto de dos discos delanteros lobulados de 300 mm firmados por Tokico, que le daban al conjunto la estabilidad necesaria, para poder exprimir  el poder de su explosivo propulsor de 998 c/c.

kawasaki zx10r en circuito
kawasaki zx10r en circuito

Kawasaki volvió a reinar en la categoría

Así con todo de Kawasaki demostró que podía volver a reinar en la categoría reina, entrando por la puerta grande con una deportiva muy lograda y preparada para batallar en los circuitos, su terreno favorito.

En la conducción, demostró siempre para lo que venía: “ir a cuchillo”. Era una moto como ya he comentado hecha por y para los circuitos. Por supuesto que se podía circular con ella por la calle, pero tanto su posición muy cargada hacia adelante como la agria respuesta del motor, típica Kawasaki, te hacían ver que estabas sentado encima de una verdadera ninja, una deportiva de pura raza.

En parte todas esas sensaciones, recordaban un poco a las que se sentían encima de aquellas zxr 750 de casi veinte años antes. Son motos sin concesiones para la comodidad o ritmos tranquilos. Todo en ellas es una provocación constante para salir disparado hacia la siguiente curva.

kawasaki zx10r rodando al limite
kawasaki zx10r rodando al limite

La Yamaha R1 su máxima rival

Como competencia más directa en esos años la Kawasaki tenia a la Yamaha R1, recién salida ese mismo 2004 al mercado, siendo una moto totalmente nueva y con unas prestaciones similares a las de la Kawasaki, aunque esta era mucho más usable y con un motor con una respuesta más dulce y dosificable.

Por otro lado, Honda también estreno modelo con su Honda cbr 1000 y Suzuki renovó su gsxr 1000, dotándola de nuevas fibras y un motor mejorado. Tanto la honda como la Suzuki no estaban concebidas para ser tan radicales. Eran motos mucho mas usables y polivalentes y que no pretendían competir en el circuito con las otras dos. Sus aspiraciones, sencillamente eran otras, aunque no por eso dejaban de un lado la deportividad, ni mucho menos, simplemente eran motos para otro tipo de cliente menos extremo, por decirlo de algún modo.

kawasaki zx10r a los mandos
kawasaki zx10r a los mandos

En conducción la Kawasaki se siente nerviosa, ágil, poderosa. Con un asiento alto y una posición muy adelantada y deportiva, las sensaciones en su rueda delantera son buenas, siempre indicándote donde está el límite. Además el embrague anti rebote hace su labor a la perfección y solamente se echa en falta un amortiguador de dirección para controlar sus movimientos parásitos en salidas de curva al acelerar a fondo. En ese instante su rueda delantera despega del suelo entre marcha y marcha y es ahí cuando los cabeceos se hacen más notorios.

Con un tanque de gasolina declarado de 17l y un consumo medio homologado de 8.8l/100km, se pueden hacer unas autonomías medias de unos 200 km aproximadamente, siempre y cuando no nos dejemos llevar por la pasión de su formidable propulsor y adictivo sonido.

El mercado de segunda mano de este modelo no es muy grande. No se vendieron muchas unidades de esta deportiva en comparación por ejemplo con la cbr 1000. Sus precios rondan entre los 3.500 euros de las primeras unidades hasta los 5000 euros de las ultimas. No son motos con nada especial a la hora de revisar, como siempre debemos hacer hincapié en que su mantenimiento sea justificado y que sus componentes generales (ruedas, kit de arrastre, pastillas etc…). Estén en orden. Si todo está como debe, es una moto que no defraudara a quien busque una deportiva sin compromisos, eso sí, no es aconsejable, para manos poco expertas.

  • Enrique Romero Borreguero

    Tengo la suerte, de ser propietario de 1 de ellas, y he de decir, que estoy muy de acuerdo con el artículo. …UVES

    • Muchas gracias Enrique,me alegro de que te guste.Yo también tuve una,por eso,se lo bien que van.un saludo

  • Luigi LF

    Yeah… probé un par de ellas en distintas circunstancias y fue un orgasmo. Ojala pudiera conseguir ahora una para tandear. Gracias por recordarla.

    • Gracias a ti por leer el articulo.Un saludo