Porsche 959. Adelantado a su época

“Se trata de un automóvil que ofrece lujo y confort, con el comportamiento y la nobleza normales en un vehículo de serie y con unos parámetros de seguridad a la orden del día”. Así se refería el profesor Helmut Bott (director de I+D de Porsche) al Porsche 959 en su presentación. Era un coche que mostraba lo que sería el superdeportivo del presente y, sobre todo, del futuro.

clasicos porsche-959 4

Tras sus éxitos en el Grupo C, Porsche inicia en 1981 un proyecto para competir en el Grupo B, aprovechando que el reglamento requería la producción de sólo 200 unidades de calle para homologar el modelo de competición. La cuestión era en qué basarse. Los modelos de motor delantero (924, 944 y 928) no resultaban viables debido a que su arquitectura mecánica imposibilitaba la instalación de la traccion total que proyectaban. Finalmente se optó por construirlo a partir del 911, por tener un coste mas asumible que el desarrollo de un coche nuevo. El 8 de marzo de 1983 se define el prototipo inicial, y entre 1984 y 1985 se van cambiando detalles e introduciendo mejoras, como las características “branquias” en los paragolpes. En verano de 1985 toma forma casi definitiva en el prototipo F3, posteriormente sacrificado en los crash tests, arrojando unos resultados más que satisfactorios.

url

Pero el deseo de introducir el 959 en el Grupo B se vió truncado a causa de graves accidentes ocurridos entre 1985 y 1986, que tacharon de extremadamente peligrosos los coches de esta categoria y que finalmente la FIA decidió suprimir. Si bien obtuvo buenos resultados en el París Dakar, con Jacky Ickx a los mandos. Pero con el proyecto tan avanzado, Porsche no podía abandonar ahora, ya que el no producir finalmente el 959 supondría unas pérdidas mayores que producirlo. A finales de 1986, se ponía a la venta al astronómico precio de 398.000 marcos alemanes (casi 204.500 €). Se convirtió en el coche más avanzado y sofisticado del mundo, y un verdadero laboratorio tecnológico para los Porsche posteriores. Fue el deportivo más rápido hasta la aparición en 1987 del Ferrari F40. No aportó beneficios a la marca, pero sí mucho prestigio.

1985_Porsche_959_Cutaway

Pero, ¿qué es exactamente el Porsche 959? En esencia se trata de una avanzadísima evolución del 911, del que conserva el chasis. En nombre de la reducción de peso (necesaria debido a la tracción integral y todos los sistemas electrónicos), la estructura frontal y los paneles de las puertas estan fabricados en aluminio reforzado con poliester. El resto de paneles son de material compuesto reforzado con kevlar, que aúna rigidez y ligereza. Para evitar el temido levantamiento del morro de los Porsche de motor trasero, se aumenta el peso con el relleno del interior del paragolpes delantero con espuma de poliuretano.

La suspensión es pilotada electrónicamente, de tipo electromagnético, capaz de variar su tarado y su altura no sólo en función de la velocidad, sino también del tipo de conducción. Equipa dobles triángulos superpuestos delante y detrás.

El equipo de frenos consiste en discos ventilados y perforados en las 4 ruedas, de 322mm delante y de 304 mm detrás, con pinzas de 4 pistones y ABS de última generación.

Las ruedas son Bridgestone, específicas para el 959. Llevan control de la presión y son capaces de rodar pinchados hasta 50 km. Sus medidas son 235/45VR17 delante y 255/45 VR17 detrás (opcionalmente 275).

La tracción total es la revolucionaria PSK (Porsche Steuer Kupplung), capaz de variar el reparto de par a las ruedas en condiciones normales, y no solo en situaciones de pérdida de agarre. Así, el reparto normal es de 40% delante y 60% atrás, trasladando hasta el 80% al eje trasero cuando se acelera a fondo, y repartiendo el 50% a cada eje con el firme deslizante..

El motor es un 6 cilindros bóxer con bloque refrigerado por aire y culatas con refrigeración liquida. 2850 cc, 24 valvulas (rellenas de sodio) y doble turbo secuencial. Las bielas son de titanio y los cilindros tienen un revestimiento de grafito que reduce la fricción. Desarrolla 450 cv, que por medio de una caja manual de 6 velocidades lanza al 959 hasta los 315 km/h.

957px-Porsche_959_engine

Sin duda estamos ante un adelantado a su tiempo, un mito que, si bien no “entra por los ojos”, sorprende por su tecnología. Como curiosidad, algunas de las personalidades que tienen o han tenido uno son Bill Gates, el humorista Jerry Seinfeld o el Rey Don Juan Carlos.