BMW R1200RT desde el pasajero.

Esta es otra de la serie de pruebas “desde el pasajero” que vengo escribiendo, salvo que en este caso la prueba se realiza sobre una moto.

Como al no poseer el carnet de este tipo de vehículos, no se me permite, obviamente, conducir una moto,  por lo que creo conveniente explicar a continuación cómo  se siente un servidor de 1,90 de altura y alrededor de 90 kg sobre una de estas. Esto puede obviamente variar de unas personas a otras pero creo que, como conejillo de indias, valdré.

bmw r1200rt 2

La moto en cuestión es una BMW R1200RT, con el archiconocido y muy típico bóxer de dos cilindros opuestos y dos válvulas por cilindro que produce unos bastante remarcables 110 caballos de potencia y unas vibraciones a ralentí notables, pero para mi gusto no molestas, y esperables en un motor de estas características.

El asiento es muy grande, sujeta bien el cuerpo, tiene un relleno tirando a blando, y el acceso es fácil, aunque está alto. Una vez subido, inmediatamente te sientes cómodo y con ganas de que empiece “la marcha”.

En ciudad vas muy alto, muy cómodo salvo los frenazos ocasionados por el constantemente cambiante tráfico y por los golpes de los badenes y demás fauna. Por las frías mañanas de invierno típicas del norte, puedes activar el asiento trasero calefactable, aunque para el pasajero el botón queda un poco a desmano en movimiento (debajo del asiento, yo al menos tenía que agacharme bastante), y con los guantes puestos acabas activándolo y preguntando al feliz conductor qué nivel de los dos disponibles llevas activado, si es que has conseguido activar alguno.

bmw r1200rt

En autovía con la pantalla regulable abajo del todo vas bien protegido, aunque el viento puede acabar haciendo mella en ti. Con la pantalla elevada al máximo vas en una especie de isla con dos ruedas, escuchando la radio “aftermarket” instalada en nuestra moto, que se activaba cuando, buenamente dicho, le venía en gana. En este entorno se siente en su casa, con el motor girando tranquilo algo por encima de las 4000 rpm a algo más de 120 km/h, haciendo unos consumos de alrededor de 5,5 l/100km (dependiendo también de si llevas maletas…). Es claramente una moto viajera, y como pasajero habitual de ésta le doy una muy buena nota.

  • Miren

    Hola.
    Muy buen artículo y preciosa moto.
    Realmente es una moto muy cómoda desde el asiento del pasajero, y da una sensación de seguridad impresionante al viajar.
    ¿No crees que debería traer de serie algún sistema de comunicación piloto/pasajero, dado que está enfocada principalmente para el turismo?
    Gracias

    • Javier Jiménez Gonzalo

      Gracias. Pues igual ahora deberían planteárselo hacerlo de fábrica, pero cuando salió lo de hablar entre pasajero y piloto no era algo muy extendido. Además, en aftermarket existe mucha oferta en ese ámbito. De todas formas, lo incorporaría como un extra opcional.

  • José Manuel

    Hola.
    Yo soy un feliz poseedor de esta moto, y la verdad es que es una moto para casi todo. Va muy bien en autopistas, de miedo en carreteras rápidas y se desenvuelve bien en ciudad, aunque obviamente no es su medio. Aun así, es más ágil de lo que parece.
    ¿Crees que el nuevo motor bóxer refrigerado parcialmente por agua ofrece alguna ventaja relevante? Yo no he tenido nunca problemas de refrigeración, ni siquiera teniendo la moto en marcha en parado durante períodos relativamente largos de tiempo. ¿Ofrece más potencia? ¿Menos ruido? ¿O es sólo una campaña de lavado de cara?
    Gracias

    • Javier Jiménez Gonzalo

      Las ventajas son posibilidad de obtener más potencia, y una actualización. Esto viene bien para abrirse público entre los que piensan que ese motor es anticuado por ser refrigerado por aire. El ruido se reduce, pero no por la refrigeración.

  • Pingback: Busca opciones para tu familia compara estos increíbles modelos - Tierramotor()